El otro día volví a ver ese capítulo de House en el que el equipo médico debe atender a un hombre que está enamorado de una muñeca. Se trata de una muñeca similar a una mujer, con tamaño y formas de mujer. Los médicos oscilan entre la preocupación y la burla; todos, excepto House. “Lo raro es tener una relación con alguien real. Vivir con esa persona, soportar a esa persona. Todos ustedes tienen una “muñeca” que les impide tener una relación: tus muñecas son tus hijas; decís que sólo tenés tiempo para ellas. Tu muñeca es la caridad; pasás todo el día en el hospital, y cuando salís vas a otro hospital, para no tener tiempo libre. Tu muñeca es saltar de cama en cama, sin conocer a nadie en profundidad”, les arrojó House a sus médicos, mientras hacía un casting de acompañantes femeninas para reemplazar a su esposa por conveniencia, una ex prostituta ucraniana que se iría de su casa en cuanto consiguiera la ciudadanía norteamericana.
La seducción de lo imposible radica en su deuda eterna: lo imposible siempre nos va a deber algo. Con lo imposible siempre somos mártires: “No pudo ser”, decimos, cuando asumimos que, de hecho, no puede ser. Hay algo heroico en el “no pudo ser”; algo de “yo lo intenté, pero era imposible”.
Lo posible, en cambio, nos obliga a ponernos a su altura, sea cual sea. No tenemos ventajas. Nadie nos debe nada. Con lo posible arrancamos desde cero.
El paciente de House tiene una vecina que a veces sale con él. Se llevan bien, se gustan, ella va a verlo al hospital. Pero él está enamorado de la muñeca. Porque está enamorado en serio: que sea imposible no le quita veracidad. Su enamoramiento es real. La punta de un iceberg también es real. El problema de la vecina es que es groseramente posible; tan posible que, incluso, está interesada en él. Y él, una vez, estuvo enamorado de alguien groseramente posible: su ex novia, que un día se fue y lo dejó. Y fue en ese momento que él encargó su muñeca: debían hacerla a imagen y semejanza de su ex.
Yo no sé si él se enamoraría de su vecina. Tal vez no, tal vez es eso y nada más, y nada menos: salir, divertirse, ir a la feria a jugar Tiro al blanco. Lo que sé -y sabemos todos los que miramos ese capítulo- es que él no quiere enamorarse de su vecina, independientemente de que el amor ocurra o no. Porque ya está enamorado de su muñeca.
Porque cuando lo imposible finalmente no es, nos convertimos en mártires. Y cuando lo posible deja de ser, en cambio, nos convertimos, como dice Aerosmith, en un lugar en el que un jardín nunca crecería.

Anuncios
Trackbacks are closed, but you can post a comment.

Comentarios

  • manolotel  On 5 marzo, 2013 at 10:23

    Creo que me he hecho un lío entre lo posible y lo imposible. En mi opinión, como regla general aplicamos estos conceptos de una manera muy subjetiva y muy pegada al momento.¿Es imposible obtener el premio Nobel?: Para mi sí, pero no para otros ¿Es imposible viajar en el tiempo?: En estos momentos si, más tarde puede que no.

    En el momento en el que, para alguien, lo posible deja de ser posible, solo puede ser debido a que ya “es” (o sea que ha dejado de ser una posibilidad para ser una realidad). El paciente de la muñeca, por ejemplo, ha transformado lo posible (conservar el amor de su novia) en una realidad (aunque a otros les parezca ficticia). Bajo mi punto de vista, mientras que esto no suceda, la posibilidad sigue estando ahí, solo hace falta que encontremos la maanera de hacerla una realidad para nosotros (como el paciente de la muñeca) de la forma que sea.

    ¿Quiere esto decir que no hay nada imposible? Pues siguiendo mi razonamiento, depende de cada uno. Si yo interpreto como ser un as del tenis, tener la mayor colección de raquetas de mi pais (por ejemplo) entosnces, ser un as del tenis no es imposible.En fin, maneras de verlo, ya dije que creo que me he hecho un lío.

    ¿Como (o, donde) puedo adquirir “Temple”? La propuesta parece interesante.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: