Cuando te gusta alguien no importa la mirada, ni la sonrisa, ni el pelo, ni el cuerpo, ni nada concreto. O importa, pero no se trata de nada de eso. Cuando te gusta alguien, lo que te gusta es una mezcla de todas sus características físicas -con especial énfasis en detalles que no miramos a simple vista- sumada a algo invisible e intangible pero aún más real y honesto: la energía que emana esa persona. El alma de esa persona. No el corazón, no el cerebro: el alma, que se revela en cada movimiento, en cada acción minúscula o grandiosa: caminar, hablar, reír, toser, agarrar un lápiz, correr una silla, bailar, rascarse una oreja, lo que sea. ¿Qué es lo que hace que una mujer -por ejemplo- se enamore hasta los huesos de un hombre, y que, en cambio, no sienta nada frente a su idéntico hermano gemelo? El alma del primero. Sus modos, sus maneras, las huellas externas de lo interno.

Anuncios
Las referencias están cerradas pero puedes publicar un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: