Constante

El gato es el mismo. El gato no cambia. El gato es lo único que me salvó, hasta ahora, del suicidio.
Esto que me pasa me pasa desde hace algunas semanas, y es aterrador: cada día me despierto en una vida distinta. Parece que funciona así: me voy a dormir, y a la mañana siguiente me despierto en otro lugar, en otra época, con otras personas, con otra vida presente y pasada. Yo sigo siendo la misma, no cambia ni mi edad, ni mi cuerpo, ni mi cara. Soy yo en vidas diferentes cada día. Yo y mi gato, siempre blanco y negro, siempre gordo, siempre él. Puede parecer una tontería, pero no saben lo tranquilizador que resulta tener la compañía del mismo ser vivo todo el tiempo en medio de esta locura. El gato es la constante que me ayuda a no enloquecer, como decía Faraday en Lost.
En esto de las vidas diarias me tocaron cosas terribles y cosas maravillosas, pero siempre estresantes, incomprensibles, angustiantes. Una vez me desperté en un albergue para gente sin casa; no pude dejar de llorar en todo el día, por mí y por los demás. Otra vez me despertó un llamado de un hospital, era una enfermera que me dijo que a una tal Juliana Valdivieso se le había adelantado el parto y me necesitaban con urgencia; tuve que decirle que estaba muy enferma, que llamen a otra obstetra. Un día fui bailarina, y todo fue fantástico. Otro día fui boxeadora, Dios mío; por suerte me tocó un día de entrenamiento y no de pelea. Ayer me despertó un hombre, me daba besos en el cuello. Marcos. Pronto entendí que era mi marido, qué locura. Quiso tener sexo, pero le dije que me sentía mal. En esa vida, Marcos y yo tenemos dos hijos: un nene de diez años que juega todo el día en la computadora, y una pibita insoportable de cinco años, que llora, patalea y grita todo el tiempo y por cualquier cosa. Marcos es ingeniero y yo soy ama de casa. Anoche me fui a dormir aburrida y agotada física, mental y emocionalmente.
Hoy me desperté en la misma cama. Marcos estaba a mi lado. “Mi hija” abrió la puerta del dormitorio gritando que por qué nadie le había preparado la leche chocolatada. Me levanté, me puse una bata floreada y horrible, le preparé la leche a la nena, agarré al gato y sin dejar de acariciarlo me aovillé con él en un sofá.
Nunca sentí tanto miedo.

Anuncios
Trackbacks are closed, but you can post a comment.

Comentarios

  • Ada  On 15 febrero, 2012 at 10:20

    Es fabuloso este cuento, me supiste transmitir la sensación de miedo.

  • Hernan Dardes  On 15 febrero, 2012 at 10:46

    Inquietante. Por primera vez siento la necesidad de acatar el consejo de mi madre en cuanto a eso de trabajar más y dormir menos. Tiendo a creer que el misterio está en el gato. Pero es idea mia, vicio diría yo.

  • Cybrghost  On 15 febrero, 2012 at 20:13

    Uff, ya se despertó del sueño, y creo que su vida auténtica le parece una pesadilla. Me gustó.

  • Facundo  On 21 febrero, 2012 at 23:18

    ey.. me gusto el del gato…. tengo un gato negro, y es mi única compañía…. y al igual que tu personaje, me sentiría feliz en cualquier situación con él… claro que un matrimonio con 2 pibes es demasiado…. saludos, ahí te copio mi blog, por si tenés ganas de leer algo mío

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: