Tu belleza me ofende*

La chica es joven. Y rubia. Y atractiva.

-Es antipática, ¿viste cómo me mira? –me dice una del grupo. Es un grupo ya consolidado, y a sus integrantes parece unirlas la pasión por la alfarería y el odio por la chica rubia, joven y atractiva. Les recuerda que ya no tienen veinte años. Y por algún motivo que ignoro pero que me desagrada, me buscan a mí como cómplice.

Hay una cosa que a la chica le juega en contra, y es que no puedo defenderla. Si derrochara simpatía, o si al menos llegara y, antes de ponerse a amasar barro, saludara al resto con una sonrisa simple, yo sacaría palomas de la galera de mi tendencia a la mediación, y lograría integrarla al grupo. No es vanidad: me gusta que la gente se lleve bien, en especial cuando se trata de gente con la que debo convivir. Pero hay algo que está claro: la chica no tiene ni el más remoto interés en formar parte de la Cofradía de las Urracas Resentidas. Ella sólo quiere ser una experta alfarera. Tal vez es por eso que no me cae mal pese a que tampoco me cae bien.

-¿De qué se la da? Es una cheta. ¿Por qué no se va a hacer alfarería a otra escuela? –insiste la mujer.

-Porque puede practicar alfarería donde le de la gana –contesto, mientras reprimo la respuesta que en verdad quiero dar (“¿por qué no la tratás bien? Ella no tiene la culpa de tu culo caído, por muy rubia, joven y linda que sea”).

Las urracas ignoran mis intenciones conciliadoras y siguen firmes en su maliciosa ambición: lograr que la chica se convierta en desertora para así experimentar la impresión de tener poder sobre algo; la presencia de la chica las hace sentir indefensas. La chica se da cuenta y se pone incómoda, a nadie le gusta ser maltratado. Le sonrío con pretensiones de amabilidad y me devuelve la sonrisa, aunque la suya es un poco desconfiada; todavía no sabe qué papel juego en esta historia.

De golpe me siento agotada, no tengo ganas de invertir energía en imbecilidades ajenas. En el fondo, me importa poco si la chica cree que formo parte de la Cofradía. Lo que no quiero por nada del mundo es que ellas, las urracas, lo crean; en un mundo repleto de horrores, me niego a hablar de proyectos, de alfarería o de bueyes perdidos con personas a las que le duele la belleza.

*Texto viejo, publicado originalmente en Revista Agitadoras. 

 

 

Anuncios
Trackbacks are closed, but you can post a comment.

Comentarios

  • Cybrghost  On 15 septiembre, 2011 at 12:07

    La vieja tendencia a atacar lo que no podemos tener. Especialmente si nos gustaría. Me gustó el relato.

  • hernan dardes  On 15 septiembre, 2011 at 18:08

    lo bueno es que el texto es viejo, así que ahora la rubia ya debe estar tan caída como las urracas. Y debe andar parloteando mal de otras rubias (teñidas, obvio) macizas que pugnan por su lugar

  • Humo  On 17 septiembre, 2011 at 14:28

    Igual también era antipática, además de rubia y guapa y joven.
    Es una posibilidad.
    Lo digo porque soy una vieja bruja y no todas las guapas me caen mal: sólo las que piensan que ser guapa es un mérito y ser joven algo que sólo ellas merecen.

  • Nani  On 20 septiembre, 2011 at 19:22

    algunas personas son así y se creen las número uno. A las urracas ni el saludo.
    Besicos muchos.

  • neogurb  On 25 septiembre, 2011 at 12:08

    No hay posibilidad de conciliación, no hay forma de ahorrar energía. No hay más que una solución: poner tierra de por medio. Alejarte de las urracas, o acabarás convertida en una de ellas.

    Eso sí, antes de irte dile algo a la rubia. Que vea que las urracas no son más que cuervos con algunas plumas blancas, y que le acabarán sacando los ojos.

  • Leo  On 1 febrero, 2013 at 15:50

    La cofradía de las Urracas es la peor elección, siempre. Es sabido que cuando una de sus integrantes se marcha, las demás, sus compañeras, la destruyen, humillan y cuerean de la misma forma que lo hacen con sus enemigas. Carecen de códigos y ética. Están dominadas por el odio y resentimiento hacia algo que a ellas les gustaría ser o hacer y por X motivo no llevan a cabo.
    Es triste la vida de las urracas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: