Puertas que niegan lo que esconden*

Todos mienten. Lo dice House y lo dice Kinsey Millhone. Y Kinsey Millhone dice, además, que todos mienten mal. Porque para mentir, dice, hay que pegarse a la verdad; en cambio, las personas mienten inventando historias inverosímiles con la intención de alejar al presunto crédulo de la verdad lo máximo posible, y eso tiene dos inconvenientes para el mentiroso: que en lo inverosímil hay muchos (demasiados) detalles que recordar para que la mentira suene a verdad, y que la mentira inverosímil nunca, o casi nunca suena a verdad. Es como que, en vez de ocultar un libro en una biblioteca y un árbol en un bosque, el mal mentiroso oculta un árbol en una biblioteca. Y llega la persona y dice:

-Pero… esto es un árbol en una biblioteca.

-Noooo –dice el mentiroso-, esto no es un árbol. Es un libro. Lo que ocurre es que vos estás viendo mal. ¿No ves las hojas? Es un libro.

-Son hojas de árbol en unas ramas de árbol que salen de un tronco de un árbol. ¡Es un árbol! ¡No me mientas!

-Noooo, no te miento. Estás equivocado. Ves mal. Es un libro. Tenés que creerme a mí, no a tus ojos ni a tus sentidos.

Y así eternamente, porque al mentiroso, cuanto más se adentra en la mentira, más le cuesta salir. Y cuando se quiere dar cuenta, su vida es eso.

Suena gracioso, y lo es, hasta que llega un punto en que te hartás y querés mandar el mundo al carajo, como me pasa a mí ahora (ahora – presente simple que se va convirtiendo en continuo a una velocidad que me da vértigo). Porque yo, que miento poco, casi nada (porque me agota mentir y porque me gusta jugar limpio, ya que insisto en la honestidad y en que uno debe bancarse lo que genera, de otro modo la vida es al pedo; soy una inadaptada) y soy racionalmente desconfiada pero emocionalmente crédula hasta el ridículo, me siento injustamente vulnerable cada vez que me mienten (o cada vez que el otro huye o se esconde a la hora de la verdad, que es una respuesta tan hiriente, tan absurda, tan cómica, tan patética y tan sucia como lo es una mentira hecha y derecha). Porque confío en una persona. Me vuelco a esa persona, porque esa persona me invitó a hacerlo. Le permito llegar. Le permito entrar (aún en estos tiempos difíciles). Me siento cómoda, y creo que esa persona se siente cómoda. Y de golpe ocurre algo, y esa persona miente o huye. O se disfraza. O dice que un árbol es un libro, aún cuando el árbol está frente a mis ojos. Y yo, que soy enormemente crédula pero no pelotuda, veo el árbol y veo la mentira, y “con látigo en mano me siento indefensa”, como canta Fito Páez. Látigo en mano porque el que miente es el otro, el que está acorralado es el otro, el que no sabe cómo salir es el otro (y por eso miente). E indefensa porque la mentira es un monstruo de diez mil cabezas, al que le cortás una y le crecen tres.

Y entonces me dan ganas de dejar de jugar.

*El texto es viejo. La Historia es circular.

Anuncios
Trackbacks are closed, but you can post a comment.

Comentarios

  • Susana  On 11 agosto, 2011 at 14:39

    Los cabezaduras honestos, que juegan limpio, no mienten, no huyen (más bien enfrentan) y no se disfrazan, suelen encontrar sus pares…de puro insistir nomás, de puro golpearse una y otra vez la cabeza contra las puertas. Hoy mandan el mundo al carajo, pero mañana están listos para una nueva Cruzada.
    Lo mucho o poco que manoteen en esta vida, será de verdad o no será.
    Apapachito mi Gilda querida.

    • Gilda Manso  On 11 agosto, 2011 at 17:35

      Si hay algo que sé hacer es insistir. A veces cansa, a veces te venden gato por liebre, a veces te dan ganas de raparte, ponerte una túnica naranja y mudarte a una montaña.

      Te abrazo fuerte.

  • Nani  On 11 agosto, 2011 at 14:53

    Gilda, vemos lo que queremos ver. Actuamos según queremos o nos conviene, la vida es un fandango como se suele decir por estos andurriales.
    Besicos muchos.

    • Gilda Manso  On 11 agosto, 2011 at 17:36

      A veces, Nani, te muestran lo que quieren que veas, que no es lo mismo.
      Abrazo.

  • La Pipistrela  On 11 agosto, 2011 at 22:16

    Dijo Napoleón Bonaparte: “De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso”. Creo que tu mentiroso hasta podría ser capaz de justificarse despachando un ¡Pero vos o sos ciega! ¿o no sabés diferenciar un sauce de “Mi Planta de Naranja Lima”?.
    Los tiempos que corren asustan, las mentiras & la cobardía (yo lucho con todos mis dientes apretados contra estas dos putas hace rato y diariamente)son moneda común y me considero una boluda justiciera, casi filósofa buscando la verdad suprema atrás de cada cosa, quizá más bien filosa, quizá con ojos medios añinados todavia.

    • Gilda Manso  On 12 agosto, 2011 at 15:43

      Es como que están a la defensiva, al punto de creer que la señora que pasa por ahí llevando una torta de membrillo (ponele) es un ninja dispuesto a desnucarte con su nunchaku.

  • MX  On 17 agosto, 2011 at 12:29

    Gustame que te miento, diría algún embustero tratando de ser ingenioso en su comentario. Me gusta leer a la persona dentro del texto, porque ahí nos sacamos el disfraz (creo, desde mi punto de vista, que las lentejuelas de nuestros trajes son las letras que vamos acomodando una tras otras) y claro, una vez dado ese paso, ya no podemos escondernos más. En mi biblioteca no se esconden árboles, ni malvones, ni siquiera yuyitos, pero mi bosque está lleno de cucos que saltan de rama en rama.
    Beso.

  • Lala  On 23 agosto, 2011 at 20:56

    Una vez leí que algo así:
    – ¿Por qué el noviazgo es maravilloso y el matrimonio un horror?
    – Porque en el noviazgo se puede pretender un par de horas, en cambio en el matrimonio, no se puede ser actor de tiempo completo.

    Creo que ahora, hay quienes ni siquiera pretenden mucho tiempo, al final es mejor darse cuenta de los defectos del otro lo antes posible. A veces pienso que las personas “crédulas” nos sentimos de algún modo culpables, así además de la decepción, nos nos perdonamos la confianza que no se merecía el otro.

  • Juan Antonio Bj  On 2 septiembre, 2011 at 19:41

    La historia es circular. Como las ruinas borgianas.

    Saludos.

    http://juanantoniobj.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: