La piña prohibida

El Tanque Alonso, el mejor peso pesado de su generación, con tres victorias, dos empates y ninguna derrota, llegó a su casa y vio a su mamá con –otra vez- un ojo morado y la boca cortada; un hilo de sangre corría por su mentón y llegaba al cuello. A su lado, el marido de la madre del Tanque Alonso tomaba mate.

-Acordate, pibe: tenés la piña prohibida. No me podés pegar –dijo el tipo, con sorna.

El Tanque Alonso sacó el revólver que guardaba en su bolso y lo descargó sobre el pecho del marido de su mamá, mientras pensaba que si tenía que ir preso, que fuera, al menos, por algo definitivo.

 

Anuncios
Trackbacks are closed, but you can post a comment.

Comentarios

  • Nani  On 17 noviembre, 2010 at 19:25

    Si, ese sería definitivo y al menos, dejaría de hacerle daño.

    Cuando se ven estos extremos, hasta justificamos tener la pistola y descargarla sobre esos seres inhumanos.

    Besicos muchos guapa.

    • Gilda Manso  On 26 noviembre, 2010 at 10:56

      Eso es lo terrible: pensar en la posibilidad de justificar la pistola.

      Abrazos, Nani. 🙂

  • Susana  On 17 noviembre, 2010 at 20:16

    Sin duda, mandó al infierno al malnacido. Si recibía la piña prohibida, se curaba y seguía haciendo daño.

    Digo, en estas ocasiones, suena lindo que exista alguna clase de averno, donde tipos como el marido de la madre, recibiera ad-eternum piñas prohibidas y permitidas.

    Apapachazo mi adorada Gildaza!

    • Gilda Manso  On 26 noviembre, 2010 at 10:57

      Claro, el tipo especulaba con eso. Y le salió mal.

      Apapachazo para vos. 🙂

  • Belén  On 18 noviembre, 2010 at 18:49

    ¿Que les pasa a los humanos con las frutas?

    Siempre caemos, eh?

    😉

    Besicos, mi Gilda guapa

    • Gilda Manso  On 26 noviembre, 2010 at 10:59

      Jajajaja, cierto que allá “piña” es “ananá”. Acá, “piña” es “trompada, golpe de puño”.

      🙂

  • Carlos  On 21 noviembre, 2010 at 12:05

    Una debería ir por la vida también con la bala prohibida, pero a veces cuesta.

  • Jose Moreno  On 22 noviembre, 2010 at 12:18

    “”Lo breve, si es breve, dos veces bueno.”

    Le viene este dicho como anillo al dedo.

    Un placer

  • rolando  On 2 diciembre, 2010 at 16:25

    Ah Gilda, que puedo decir?, tus cuentos siempre me gustan, excepto, como bien sabes, el cuento del Kircherismo….besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: