Ovejas negras

Hace poco más de un mes, a comienzos de septiembre, un tipo llamado Adams Ledesma fue asesinado. Este hombre vivía en la Villa 31, en Retiro, y era el director de Mundo Villa TV, el primer canal de cable creado íntegramente en una villa de Buenos Aires. Según el diario Página/12 del 5 de septiembre, “Ledesma era boliviano, y por su trabajo barrial se había convertido en una figura de la 31, donde además de dirigir el canal de TV, era delegado de la manzana 99 y estaba impulsando la realización de obras de infraestructura para el mejoramiento de la villa. Tenía 42 años y seis hijos. Mantenía a su familia trabajando como herrero”.

Slumdog millionaire es una película de ficción indo-británica que cuenta la historia de un chico de la calle que gana un millonario concurso televisivo de preguntas y respuestas. Cada vez que el pibe contesta de manera correcta una pregunta –siempre de cultura general-, en la siguiente escena muestran de qué modo, por qué motivo, bajo qué circunstancias un pibe tan pobre, tan sin educación ortodoxa, tan marginal aprendió la respuesta. Y en la mayoría de los casos, las respuestas las aprendió sufriendo algo. Cuando el pibe está a punto de ganar el millón de dólares, el productor del programa llama a la policía: es imposible que un slumdog, un perro de los barrios bajos, sepa de cultura general. Es imposible que un marginal gane sin hacer trampa. Es imposible que un perro de los barrios bajos dirija un canal de TV y haga cosas para mejorar el lugar donde vive.

Porque si eso fuera posible, si resultara que el pibe sabe cosas de cultura general y gana un millón de dólares, el pibe dejaría de ser tan extremadamente marginal para convertirse en algo parecido. ¿Algo parecido a qué? No sé, algo parecido a lo demás. Algo parecido a la gente que sabe de cultura general. Algo parecido a la gente que gana concursos televisivos. Algo parecido a la gente que dirige canales de TV. Algo parecido a la gente que tiene poder para tomar decisiones trascendentales. Algo parecido a la gente que tiene poder.

Y la gente que tiene poder no quiere que un perro de los barrios bajos se le parezca. Entonces tendrá que seguir siendo imposible.

 

 

Anuncios
Trackbacks are closed, but you can post a comment.

Comentarios

  • Oscar Cabrera Hurtado  On 8 octubre, 2010 at 12:40

    Que triste que nuestra primera reacción ante lo extraordinario sea de miedo y no de alegría.

    • Gilda Manso  On 18 octubre, 2010 at 11:05

      Creo que el problema está más allá del miedo; los que tienen poder no quieren ceder ni un poco.

  • Juanma  On 9 octubre, 2010 at 10:38

    La gente con poder quieren que nadie se les parezca, más de uno y una quisieran ser los únicos en tenerlo.

    Salud.

  • Moreiras  On 9 octubre, 2010 at 16:52

    Aguda crítica y bello epitafio. Triste que la vida sea también esto. Mis respetos

    • Gilda Manso  On 18 octubre, 2010 at 11:07

      Supongo que la vida también es insistir hasta que esto deje de pasar, ¿no? 🙂

      Abrazos.

  • mera  On 10 octubre, 2010 at 17:32

    Aquí dicen que lo importante es que las cosas te vayan bien, pero mejor si a tus vecinos les va un poquito mal. Queda mucho que pelear, contra nosotros mismos. Un abrazo, dama de la primavera austral.

  • Nani  On 12 octubre, 2010 at 12:46

    Somos demasiado egoístas y malos para permitir que todos L¡los seres sean iguales y tengan cultura, aunque sea general.
    Hya personas que para sentirse superiores, necesitan ver personas que vivan como perros.
    Ayyyy que triste!!
    Besicos muchos guapa.

    • Gilda Manso  On 18 octubre, 2010 at 11:09

      Claro. Vos fijate que la caridad es de arriba hacia abajo, mientras que la igualdad es al mismo nivel. Eso los desvela: el mismo nivel.

  • AdR  On 12 octubre, 2010 at 18:42

    Tu pluma sigue tan fresca como tu cabeza, querida. Al poder se accede sólo cuando te dan permiso.

    Besos

  • Soyficción  On 13 octubre, 2010 at 12:58

    Uf! Qué asco de mundo! Ya se sabe, para que haya alguien arriba hace falta gente a la que pisotear…

  • aliana arcilla  On 13 octubre, 2010 at 15:10

    Que bueno para el intelecto que alguién pueda escribir tan clarito una llamada de atenciòn social. A quién? no se, al que le duela, supongo.

    Y si no duele…bueno en fin; a mi me dio un cosquilleo complice al leerlo…
    Como siempre desde el fin del mundo se te lee siempre.

    Aliana.

  • Zorro de Segovia  On 13 octubre, 2010 at 18:04

    siempre habrá gente arriba y abajo, pero por suerte hay lugares donde a los de abajo antes se les mataba y ahora ya no. Hay lugares donde la gente de abajo, con esfuerzo, escala los acantilados de la escala social, con dificultad, sí, pero lo hace.

    Espero que en Argentina, en India, y en cualquier otro lugar con el tiempo se pueda luchar por vivir sin tener que morir. Aquí, en España, ya lo hemos conseguido.

  • SUSANA  On 17 octubre, 2010 at 10:58

    Bueno, ciertamente un perro de los barrios bajos con esas pretensiones, es sedicioso, atenta contra el orden establecido! Hay que pararlo de algún modo, mirá si se convierte en ejemplo, es un peligro!
    ¿A quien miraremos hacia abajo y con desprecio?

    😦

    Muy bien por “Ovejas Negras”! De verdad,estos ejemplos estrujan el corazón. Ojalá que por cada Ledesma caído, surjan muchos otros con su mismo coraje, determinación y humanidad.
    Besazo mi Adorada Amiga!

    • Gilda Manso  On 18 octubre, 2010 at 11:13

      Yo creo que ya se convirtió en ejemplo, y esa es la esperanza. “Las ideas no se matan”, era el eslogan de una (de otra) excelente película.

      Abrazo grande, mi Su.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: