El inquilino (El bosque IV)

-El gnomo que vive en mi casa me preguntó que en qué lugar guardo los fideos. En el mueble de arriba del micro-ondas, le dije, y luego le pregunté si él estaba seguro de que la Federación Internacional de Criaturas Extraordinarias le había asignado mi casa como hogar temporal, como parte del plan “Por la unión de gnomos y humanos”. Me dijo que sí, y que ya me lo había dicho tres veces. Yo repliqué, subiendo el tono de voz, que no había recibido ninguna carta, e-mail o llamado telefónico de la FICE, y el gnomo me contestó, enojado, que la confianza absoluta era parte del Plan, a lo que yo respondí, también enojada y algo irónica, si de casualidad el Plan no incluía una cláusula en donde se especifique que el gnomo inquilino debe pagar aquello que consuma, sean fideos, papel higiénico o licor de huevo, y fue en ese momento cuando el puto gnomo me empujó y cerró mi propia puerta en mi cara, dejándome en la vereda, mientras gritaba que la FICE sabrá que soy mezquina, insolidaria y arrogante como todo humano. ¿Eso es válido?

El unicornio se rascó el cuerno, pensativo.

-Dudo que sea válido. Los gnomos son unos turros, eso lo sabe todo el mundo. Yo tengo un conocido en la FICE; si querés puedo pedirle que averigüe los antecedentes de éste. Si anduvo en algo jodido lo apretás con eso y listo, lo sacás cagando de tu casa.

-Me vendría muy bien; un millón de gracias. Vos sí sos un amigo. Después te consigo un bonarda y unos cigarros, ¿querés?

-Dale. Así quedamos a mano. ¿Tenés dónde pasar la noche? Conozco un flaco, un fénix, que es re copado, seguro te hace un lugar entre las cenizas.

-No, dejá, ¿después dónde me baño? Voy a ver si el centauro del quinto abeto me presta un poco de heno. Avisame cuando hables con el de la FICE.

-Listo, te aviso. Chau, che.

-Chau, gracias.

Anuncios
Trackbacks are closed, but you can post a comment.

Comentarios

  • Wara  On 21 junio, 2010 at 19:24

    ¿Pero quién se habrá creido que es ese gnomo? Igualito que cualquier humano que se precie, dirán algunos, que le das la mano y se llevan el brazo.

    Besos.

  • Gisele  On 24 junio, 2010 at 22:29

    Me encantó este cuento Gilda. Lo comento por acá en vez de facebook, jaja.

    Beso.

    *

  • sauvignona  On 25 junio, 2010 at 16:39

    me encanto…sin palabras ni menos…y como entra el unicornio todo-!

    eres genial como siempre!

    besos y no amenaces al gnomo..

    :)sauvignona

  • Soy Ficción  On 29 junio, 2010 at 8:58

    Algo descubrirá, y si no a escobazos con el gnomo!

  • paula  On 11 julio, 2010 at 1:58

    quiero un gnomo desubicado en mi casa !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: